Sin mercado interno no hay posibilidades de desarrollar una industria sustentable

"En países como Argentina, Brasil y México las inversiones llegan si hay consumo”, aseguró desde México Pedro Wasiejko, secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía, Industria, Servicios y Afines (FeTIA-CTA).

Allí participa junto a dirigentes sindicales de todo el continente de un encuentro que organizó IndustriALL, entidad que agrupa a gremios de 139 países vinculados con la industria aeroespacial, automotriz, metalúrgica, química, de la energía, la electricidad, la electrónica, la ingeniería mecánica, minería, papel y caucho, entre otras.

En una reunión que mantuvieron en el día de hoy, dirigentes sindicales de Latinoamérica advirtieron que “está demostrado que cuando hay una política macroeconómica que sostiene el consumo, el crecimiento del salario real, que otorga derechos a los trabajadores, llegan las inversiones". "Si hay consumo hay inversiones, y así se desarrollan las industrias”, señaló Wasiejko. Además, agregó que para que la industria sea sustentable, necesariamente tienen que haber organizaciones sindicales fuertes que las puedan sostener en el tiempo.

En ese marco enumeró las experiencias de países como Holanda, donde la FNV realizó un proceso de reestructuración en el que disolvió a los sindicatos por sector para construir una gran organización sindical que mantiene en el país un perfil productivo, el proceso que desarrolló United en Inglaterra, en el que se fusionaron 28 sindicatos, o el de Steel Workers en Estados Unidos. “En relación a América Latina podemos encontrar experiencias como las de la Federación de la Industria en Chile o la FeTIA, que si bien por ahora cumplen un papel más simbólico, están en ese camino”, reflexionó.

Por último, en el encuentro también criticaron duramente las políticas neoliberales implementadas por los gobiernos de Mauricio Macri y Michel Temer y aseguraron que las reformas laborales, el ofrecimiento de mano de obra a bajo costo y la reducción de derechos de los trabajadores van en contra de la industria. “Esto claramente se está evidenciando en Argentina, donde la industria y la economía en general tras la aplicación de este tipo de políticas muestran todos los días índices negativos y nulas perspectivas para que mejoren a futuro”, indicó Wasiejko.