Los manteros quieren aportar soluciones reales y definitivas

“La solución a la actividad de los manteros en el espacio público seguramente será aportada por los trabajadores”, así lo afirma Omar Guaraz, secretario General de la Agrupación Sindical Vendedores Libres que desde hace unos meses viene funcionando en la CTA de los Trabajadores, con el asesoramiento y acompañamiento de la FeTIA.


“Recurriremos a la justicia y a la Defensoría del Pueblo ya que, a pesar del que el jefe de Gobierno habla que el tema mantero ha sido resuelto, a diario utiliza las fuerzas de seguridad para hostigarnos y perseguirnos, llegando a armar causas judiciales a nuestros compañeros, y llevarlos presos ilegalmente”.
Los vendedores ambulantes vienen siendo perseguidos en lo que parece ser un intento de hacerlos desaparecer de la ciudad, desde el año 2011 y desde entonces el conflicto, en el que hoy interviene el Ministerio del Espacio Público y el Ministerio Público Fiscal, no encuentra una solución definitiva. El gobierno de Rodríguez Larreta realizó un censo ofreciendo a los registrados cursos de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), con un plus de $14.000 y una posible salida laboral. Sin embargo, Vendedores Libres afirma que el censo oficial fue manipulado y que más de 230 trabajadores quedaron excluidos por lo que realizaron un relevamiento propio que se llevó a cabo en la sede de la CTA. “Intentamos entregarlo a las autoridades pero el gobierno se negó a recibirnos. Hasta ahora no tenemos una mínima instancia de diálogo, hemos agotado todos los caminos institucionales, descubriendo el desinterés oficial de este gobierno ante la situación de los manteros”.
Guaraz denuncia el accionar del Ministerio de Espacio Público en connivencia con el Ministerio Público Fiscal por la violencia ejercida contra los manteros e ingenuamente suponer que mediante el terror estatal los vendedores serán disuadidos. “Esta es una política pública de Cambiemos en la ciudad, que por otro lado parece haber diseñado todos los instrumentos para hacer efectivo el Decreto de Macri que permite deportar a cualquier extranjero que entra en el sistema penal, aún por faltas administrativas”. Se refiere al decreto presidencial 70/2017 diseñado para inmigrantes acusados de delitos y que busca expulsarlos del país aun sin condena firme. En su momento el CELS denunció: “Con este DNU todos los migrantes son sospechosos. La medida tendrá como efecto el hostigamiento al migrante pobre, profundizando su exclusión social y económica”. Y es lo que parece verificarse en el caso de los manteros, ya que son particularmente perseguidos los extranjeros.
Omar Guaraz enfatiza que los manteros están empeñados en encontrar una solución justa, para ello “trabajarán en un proyecto de ley que regule su trabajo, que incluya un empadronamiento, un registro, donde estén claramente explicitados los derechos y obligaciones. “Las mantas y los vendedores volverán siempre”.