¿El avance tecnológico terminará con el trabajo y por lo tanto con el capitalismo?

Pedro Wasiejko, secretario Adjunto de la CTA de los Trabajadores y sec. General de la FeTIA trata de responder a este interrogante y a otros de igual actualidad en una más que interesante entrevista de Marcelo Ramírez (AsiaTV Producciones) para el programa #HumoyEspejos de la TV Universidad.

Marcelo Ramírez enmarca la conversación en una aseveración irrefutable: el mundo que conocimos está cambiando aceleradamente y las relaciones económicas no son la excepción. “La forma de lucha de los trabajadores deberá adecuarse a un mundo que cada vez más emplea menos mano de obra y se dirige a terminar con el trabajo mismo”.
Nuestro secretario general no deja pregunta sin responder y así arranca con precisiones sobre “el costo laboral”, ¿dónde está realmente la competitividad?, las experiencias en el mundo que demuestran que un mercado interno es compatible con una economía competitiva y tecnológicamente avanzada. Wasiejko analiza la reforma laboral que pretende el gobierno y las respuestas que desde el mundo sindical debemos buscar e implementar, respuestas que necesariamente deben pasar por animarse a cuestionarnos si el modelo sindical que tenemos hoy es el que nos permitirá superar con éxito el desafío de la época, de los sectores concentrados de la economía mundial que pretenden usufrutuar para beneficio propio los avances de la ciencia y tecnología.
Después de las experiencias de 12, 15 años de gobiernos populares podemos asegurar que hay espacios de recuperación. Hay memoria histórica, hay militancia, hay con qué dar la batalla ahora y seguramente en poco tiempo recuperar los perdido en 12, 15 años de gobiernos populares, pero el desafío mayor, el más importante es ganar la batalla cultural que perdimos a fines de los 80 y principio de los 90, con el “fin de la historia”, “aquí no hay otra opción”. Luego de aquéllas experiencias inclusivas, vemos que hay espacios de resistencia, espacios sindicales, políticos y sociales que buscan un nuevo paradigma, la creación, la construcción de poder popular. En eso debemos comprometer nuestra militancia.