Reunión de ambas CTA con CGT de Francia y CUT de Brasil

Las dos CTA anunciaron medidas contra la precarización laboral.

La Mesa Nacional de CTA de los Trabajadores junto a la CTA Autónoma mantuvieron una reunión con la CGT de Francia y la CUT de Brasil y luego anunciaron las resoluciones que ambas centrales adoptarán de cara a la reforma laboral que el Gobierno intenta impulsar en el Congreso Nacional.

Entre los invitados internacionales, se contó con la presencia de Philippe Martinez, secretario general de la CGT de Francia; Barbara Filhol, por la Federación de la Salud - CGT Francia; Fabrice David, secretario general de la Union territorial - CGT Francia; Marie-Christine Naillod, Asesora Política Departamento Internacional - CGT Francia; Raymond Francisque, miembro del Gabinete del Secretario General - CGT Francia, y María Das Graças Costa, Secretaria de Relaciones del Trabajo de la CUT Brasil.
En conferencia de prensa, el secretario general de CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, anunció las resoluciones que adoptó el plenario de las CTA frente a las notificaciones que hizo el presidente Mauricio Macri en el Centro Cultural Kirchner respecto del proyecto de reforma laboral y previsional:
“En primer lugar declarar a las dos CTA en estado de sesión permanente. De manera que a partir de ahora continuamos deliberando, siguiendo los pasos de la evolución de estas iniciativas, que en el caso nuestro, de manera unilateral, impulsa el gobierno.
Las dos CTA fuimos excluidas de la convocatoria y se nos comunicó a través del Ministro de Trabajo esta decisión.
Convocar a plenarios intersindicales en todo el país para discutir, difundir, el rechazo, las razones del rechazo y generar acciones en todo el país en contra de esta iniciativa del gobierno.
Convocar a reuniones con presidentes de todos los bloques del Congreso Nacional, a los efectos de entregar la documentación con la fundamentación del rechazo de precarización laboral, del rechazo a la destrucción de los derechos adquiridos por el movimiento obrero y este intento, además, de vulnerar, no solamente los derechos de los trabajadores activos, sino también de los pasivos, porque como se mencionaba, acá está en juego la caída de los salarios, la precarización, pero también la caída de la movilidad jubilatoria. Hay 100 mil millones de pesos anuales que el gobierno se quiere ahorrar eliminando la cláusula de movilidad en el aspecto concerniente a los ingresos del Anses.
El otro punto es convocar a movilización frente al Congreso, a todos los trabajadores y trabajadoras del país, a los movimientos sociales, a los movimientos de jubilados, en el momento en que esta ley tenga tratamiento en el Congreso de la Nación.
Por último, pasar a un cuarto intermedio para reanudar la sesión plenaria de las dos CTA, la próxima semana, con el objetivo de convocar a la CGT, a otras expresiones de la CGT y a otras expresiones del movimiento obrero y social a coordinar en forma conjunta el plan de acción para enfrentar la ofensiva precarizadora y el ajuste que el gobierno profundiza, a partir de los anuncios efectuados en el CCK”.
El secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, señaló: “No es casual que contemos con la representación de la central más importante de Brasil, la CUT (Central Única dos Trabalhadores) y la CGT (Confédération Générale du Travail) francesa, más luchadora, con más prestigio y representación de Europa, y que justamente son dos países donde se ha llevado adelante y se está discutiendo un proceso de ’flexiseguridad’ o reforma laboral tan duro como el proyecto que ha elevado el Poder Ejecutivo Nacional en la Argentina hacia el Parlamento de nuestro país. Este proyecto que consta de tres en uno, que es la reforma fiscal, la previsional y la fiscal, apunta a deteriorar las condiciones laborales en la Argentina y generar cada vez mayores ganancias para los sectores concentrados de la economía”.
Por su parte, el secretario general de la CGT de Francia, Philippe Martinez, apuntó: “Macri puede ser el primo de (Emmanuel) Macron, porque las reformas son iguales. Piensan que el problema del mundo son los trabajadores, que ganan demasiado, que tienen demasiados derechos y todos los estudios internacionales dicen que no tiene nada que ver el nivel de paro con los derechos de los trabajadores. Es lo contrario. En países donde hay muchos derechos para los trabajadores el paro es más bajo. Lo que ellos quieren cambiar es la forma de discutir los derechos. En Francia tenemos un contrato de trabajo que es para todos, convenios por profesiones y acuerdos de empresa. Macron, quiere convenios por empresa. Es el objetivo de esas reformas porque quieren echar a los sindicatos de la negociación colectiva. Eso es la base de la reforma: más precarización”.
En tanto que la secretaria de Relaciones Internacionales de la CUT Brasil, María Das Graças Costa, alertó a los presentes: “Es importante para las trabajadoras y los trabajadores resistir. En Brasil hemos encarado muchas luchas, desde el año pasado hasta la actualidad, pero no conseguimos frenar la reforma laboral porque el oficialismo tuvo una mayoría muy fuerte en el Parlamento brasileño. Aprobó la reforma, la tercerización y una enmienda constitucional que va a congelar el presupuesto público por 20 años. Necesitamos tener en claro que cuando los sindicatos, las centrales sindicales, luchan, no es una lucha solamente por los derechos de la clase trabajadora, sino por el país, por el mejoramiento de la calidad de vida del pueblo. No se trata de una lucha individual. La reforma que está en curso en Argentina, es prácticamente una copia de la reforma de Brasil. Si se concretara, implicaría un retroceso muy grande para el pueblo entero, no solamente para las trabajadoras y los trabajadores, y va a perjudicar principalmente a la juventud y a las mujeres. En Brasil estos sectores son los que tienen los empleos más precarios”.
Además, la referente de la CUT se refirió a los tres puntos más importantes de la reforma laboral de Brasil. “Ataca los derechos del contrato de trabajo. Deja de lado el contrato permanente y lo reemplaza por contratos temporarios, parciales o ’intermitentes’, que es un contrato por hora trabajada. El trabajador va a ser llamado, trabaja tres días y le pagarán por eso. Vamos a tener un problema en la economía, porque la masa salarial de los trabajadores tiene un papel muy importante en la economía del país. Mientras que en Argentina dicen que la reforma es para crear nuevos empleos, eso no va a suceder. Se van a cambiar empleos permanentes por precarios. En Brasil ya tenemos más de 14 millones de desempleados. Y eso es una consecuencia para toda la sociedad, para todo el país. El segundo punto es que ataca la organización sindical, quiere acabar con la organización sindical en ambos países, y el tercero es que fragiliza la justicia del trabajo. Donde el trabajador vaya a buscar la defensa de sus derechos laborales, la reforma en Brasil disminuyó el poder de los juicios laborales. No dejen que pase aquí lo que está sucediendo en nuestro país. En Brasil fue posible avanzar con la reforma laboral porque estamos en el marco de un golpe que quitó a una presidenta honesta y el golpista Temer asumió con una pauta totalmente contraria a la que teníamos”.