Introducción

En estos días he debido participar en la Causa “Díaz Bessone”,en la megacausa por delitos cometidos en jurisdicción del Comando del Segundo Cuerpo de Ejército donde son juzgados el ex generalRamón Genaro Díaz Bessone y los ex policías Rubén Lofiego, Marcio Marcote, Ramón Vergara, José Scortechini y el ex militante Ricardo Chomicky.

Estos formaron parte del grupo de tareas represivo que comandó el fallecido ex jefe de policía de Rosario y ex comandante de Gendarmería, Agustín Feced. Los represores están imputados de privación ilegal de la libertad, homicidio calificado, amenazas, tormentos y asociación ilícita calificada.

Tuve que testimoniar por la desaparición de mi hermano Pedro.

Esta experiencia de sentarme frente a un tribunal para declarar sobre mi propia vida, profundamente atravesada por aquella dolorosa ausencia, me obligó a una reflexión muy profunda sobre estos 40 años que llevo militando en las filas del movimiento obrero.

El villazo en Villa cosntutución El villazo en Villa constitución

La fiscalía llevó su interrogatorio al terreno más general sobre la época, dado que los datos que podía aportar sobre el secuestro de Pedro estaban muy mediatizados por la distancia entre los sucesos y mi conocimiento de los mismos. Yo estaba preso en la cárcel del Chaco, aislado y sin visita y sin correspondencia, al igual que mis compañeros de prisión, y me enteré de su secuestro seis meses después de sucedido por el relato que le había hecho un familiar a un compañero de pabellón.

En el tribunal me preguntaron como había sido aquella feroz represión a los trabajadores y si consideraba que existió complicidad patronal en la misma. Mi respuesta fue de lo general a lo particular; hablé de las grandes fábricas del cordón industrial y terminé relatando el caso de la patronal de Acindar. En esa empresa el presidente del directorio era José Alfredo Martínez de Hoz, que dejó ese cargo el 24 de marzo de 1976 para asumir como ministro de Economía de la dictadura de Videla, Massera y Agosti...

Tuve que testimoniar por la desaparición de mi hermano Pedro. Esta experiencia de sentarme frente a un tribunal para declarar sobre mi propia vida, profundamente atravesada por aquella dolorosa ausencia, me obligó a una reflexión muy profunda sobre estos 40 años que llevo militando en las filas del movimiento obrero.

Durante el Gobierno de Isabel Martínez de Perón había gestionado un crédito de más de quinientos millones de dólares para la instalación de la planta integral o “Acería”, la que fue inaugurada con gran pompa en el año 1978. A ese crédito se lo otorgó él mismo como ministro de Economía, y cuando Domingo Felipe Cavallo llegó a presidente del Banco Central lo estatizó para que pasara a engrosar la deuda externa, la misma que durante más de treinta años padecimos los argentinos como factor determinante de las políticas que se aplicaron hasta el estallido del país en el año 2001.

El villazo en Villa cosntutución El villazo en Villa constitución

Este ejemplo permite observar como en una probeta los fundamentos económicos del experimento genocida encarado por la dictadura militar. Podemos apreciar todos los componentes históricos de la época. Hay que sumarle un sindicalismo corporativo que no admitía disensos, el gobierno peronista en descomposición acompañado de la represión parapolicial y el accionar de las bandas fascistas como la Triple A o el Comando Libertadores de América, la pata local del Plan Cóndor, más la persecución a los opositores, particularmente a los dirigentes sindicales comprometidos con sus representados.

El 24 de marzo de 1976 este armado clandestino bajo la conducción de las fuerzas armadas toma estado público, derroca a la presidenta Isabel Perón y se hace cargo del gobierno perfeccionando el trabajo de la represión clandestina como eje central de la acción del Estado.

El villazo en Villa cosntutución El villazo en Villa constitución

Mi experiencia, como la centenares de compañeros militantes profesionales y activistas de base, da cuenta de aquella historia forjada al calor de la lucha de resistencia que los trabajadores argentinos desarrollaron —sin solución de continuidad desde el golpe militar de 1955— contra los sucesivos gobiernos civiles y militares que se sucedían unos a otros con el objetivo de desmembrar una clase trabajadora que protagonizó la vida política argentina en la segunda mitad del siglo XX. Un movimiento obrero de tal magnitud y experiencia no surge obviamente por generación espontánea sino que se explica en la acumulación de ideas y experiencias, heredadas en viejas prácticas de anarquistas, socialistas y comunistas que fueron hegemonizando en las distintas coyunturas históricos las luchas obreras desde su nacimiento en el último cuarto del siglo XIX.

La vieja contradicción entre quienes generan las riquezas con su esfuerzo cotidiano y quienes se apropian de su valor ha tomado en nuestra argentina un color y un ritmo muy fuerte debido al carácter altamente agresivo y muchas veces hasta asesino de las clases dominantes. Probablemente esa sea la explicación de fondo para la gran capacidad de la clase trabajadora argentina para resistir todas las etapas más autoritarias, y su escasa capacidad de hegemonizar políticamente los períodos de construcción de fuerza política para dirigir y gobernar.

El villazo en Villa cosntutución El villazo en Villa constitución

La última dictadura asesinó, persiguió, despidió, exilió adentro y afuera del país, a una generación de dirigentes y militantes, tal vez la más notoria del siglo. Ellos dejaron su vida en las calles, las cárceles y los campos de exterminio, se escondieron en las barriadas obreras y en ocupaciones relativamente ajenas a la lucha y llevaron adelante en el mejor de los casos una vida llena de dificultades. El nuevo proletariado surgido en la última década al calor de la nueva industrialización y recuperación económica aún no se ha apropiado de aquella historia. Conectar esas generaciones, generar esa cita y construir ese encuentro es la tarea que tenemos por delante.

Buenos Aires, marzo de 2012

"<smallAsamblea del 16 de marzo. Piccinini y los representantes del Ministerio de Trabajo leen el acta acuerdo que pone fin a las tomas."

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.